jueves, 11 de agosto de 2011

Diario De Un Desempleado: capitulo 5

El noviazgo II

Pues bien nos quedamos en que mi primera cita con Angélica, casi termina en desastre, pero gracias a Dios todo salio muy bien, la lleve a comer a un restaurante muy elegante de Torreón y después fuimos al cine.

Fue como a la cuarta cita, cuando fuimos a ver la película invasión de los mundos, con Tom Cruise,
y como diario nuestras manos estaban entrelazadas y de repente, sin cruzar palabra alguna sucedió ese místico y mágico momento, su rostro se acerco al mio y rozamos nuestros labios.
Y después, la plenitud de un beso, lleno de pasión, ansia, anhelo y fuego.
Duramos una eternidad, nuestras bocas no estaban dispuestas a separarse jamas.

El burbujeante y supremo placer de entregar tu ser en un beso, beso de dicha y pasión en donde se funden dos seres, queriendo trasmitir e intercambiar sus mas hermosos anhelos, el amor sublime de dos almas que se aman mas allá de la eternidad.

Si supieras amor que con tan solo rozar tu piel me derrites y con el beso que nos dimos, me subiste un escalón mas arriba de la gloria y del paraíso.

Si ya estaba enamorado de ti, con el beso que me obsequiaste, me encadenaste totalmente a ti.

Cuando salimos del cine(por cierto nunca supimos de que trato la película), caminábamos por la calle Morelos, en el centro de Torreón y sucedió otro hecho insólito y la señal de que nuestro amor es bendecido desde el cielo.

Como les decía caminábamos tomados de la mano, por la calle Morelos y a lo lejos vimos un indigente, blanco unos 65 años, barba blanca y sangrando de la nariz y de la boca, con gorro tejido de algodón, y se nos acerca directamente a nosotros(yo pensé, este señor nos va a pedir dinero) y nada mas comento,¡FELICIDADES QUE BONITA PAREJA HACEN!, e inmediatamente se retiro sin pedirnos nada(por cierto, jamas nos lo volvimos a encontrar).
Le comente a Angelica, ya viste que Dios nos manda mensajes por terceras personas.

Próximo capitulo, sigue el noviazgo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada