martes, 7 de junio de 2011

La Hermosa Luz de la Esperanza

Aun quedan en mis labios el remanente de un beso que te robe, como un ultimo intento de retenerte a mi lado.

Pero todo fue en vano, la decisión ya estaba tomada, ambos sentimos que lo nuestro había terminado.

Solo el silencio de la noche acompañaba mi partida, estuve vagando por horas, sin rumbo fijo, sin meta, sin destino.

El amanecer me sorprendió y seguía sin reaccionar, cuanto dolor puede soportar un corazón destrozado, es un tormento y una agonía insoportable.

Después de meses de estar soportando ese terrible dolor, le pedí al creador, que le diera fin a mi suplicio o un alivio a mi tormento.

Cuando le pedí esto, atravesaba el desierto en carretera.
Al llegar a mi destino, descubrí a la mujer mas hermosa y maravillosa que mis ojos, hayan visto.

Su larga cabellera se balanceaba en perfecta sincronía con su bello rostro, su piel parecía de porcelana, su cuerpo perfecto y armonioso, su caminar parecía que no tocaba el suelo.

Al pasar junto a mi sentí que era la mujer que yo había buscado por muchísimos años, que Dios había escuchado mis suplicas.

Cuando sientan que la obscuridad, el abismo y la desesperación es lo único que les depara el destino, aferrense a esa tenue luz de la esperanza, Dios nos lleva por diferentes caminos para llegar a la dicha y felicidad deseada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada